Ebu Gogo

En 1977 tres científicos se adentraron en la jungla de la Isla de Flores, Indonesia para estudiar las aves.

Solo uno de ellos regresó, el Dr. Timothy Darrow.

Equipo de Timothy Darrow

Gary Ward, Tim Darrow y Drajat Saputra.

Las autoridades encontrarían posteriormente a uno de los miembros desaparecidos del equipo, Drajat Saputra.

Su cadáver estaba descuartizado y prácticamente irreconocible.

Los investigadores nunca encontraron los restos de la otra victima, Gary Ward.

El Dr. Timothy Darrow fue acusado de doble homicidio, acusándolo además de canibalismo. Cumpliendo una doble cadena perpetua por homicidio.

El Dr. Tim Darrow defendió su defensa durante todo el juicio, afirmando que el culpable era “otra cosa”. Intentó convencer al tribunal que los responsables eran unas criaturas de la Jungla de Flores.

De que un mito local había asesinado y comido a sus compañeros y amigos.

Nadie creyó al Dr. Timothy Darrow sobre lo que decía haber visto, lo que afirmaba que había matado a sus amigos. Lo que decía o alegaba era imposible.

Por suerte en 2013 se encontraría la cámara de vídeo del Dr. Timothy Darrow, dando un giro de 180 grados a esta horripilante historia.

En este relato dividimos los textos explicados en dos partes.

  1. Por la expedición de los tres científicos en 1977.
  2. Del 2005 al 2013 por el científico Richard Hoemboeck, adentrándose en la jungla de Flores tras los pasos del Dr. Timothy Darrow.

Estos dos relatos se van entrelazando para que se pueda entender esta historia de terror.

Así pues comenzamos, como siempre desde Sabías Qué de Atrévete no realizamos ningún juicio.

Tan solo contamos la historia, y vosotros sacáis vuestras propias conclusiones.

Investigación Arqueológica por el Dr. Richard Hoemboeck 2003

El Dr. Richard Hoemboeck, antropólogo y arqueólogo comienza sus trabajos en la Isla de Flores Indonesia estudiando las primitivas rutas migratorias de los humanos hacia Australia.

Es entonces, investigando en 2003 en las Cuevas de Liang Bua cuando desentierran una especie de humanos desconocida, unos hombres de un metro de altura.

Cueva de Liang Bua

Cuevas de Liang Bua

Bautizada como Homo Floresiensis fue el descubrimiento más importante de la Historia de la Antropología.

Un eslabón perdido que había habitado en la remota y virgen espesura de la selva tropical de la Isla de Flores. Y había pasado desapercibida hasta 2003.

Craneo de Homo Floresiensis

Cráneo del Homo Florsiensis.

Este Homo Floresiensis tenía el cráneo muy pequeño y los pies muy grandes. Lo más increíble es que no se parecía a nada conocido hasta ahora. Y fueron apodados Hobbits, por la película.

Se tiene evidencia que utilizaban piedras de sílex y hacían fuego. No cabe duda de que eran inteligentes.

Se supone que vivió hasta hace unos 50.000 años, que en la historia de la tierra es un parpadeo.

Es entonces tras el descubrimiento cuando en la Isla de Flores se vuelve hablar del Ebu Gogo, cuya leyenda es una versión del hombre del saco.

Las palabras Ebu Gogo singinfican:

  • Ebu = abuela.
  • Gogo = Que come cualquier cosa.

Hay que prestar atención a que tan solo era una leyenda. Hasta que aparecen los restos arqueológicos del Homo Floresiensis.

Isla de Flores año 2005

En el 2005 el Dr. Richard Hoernboeck se adentra en la espesura de la jungla de Flores. Al llegar a la aldea de los Nage les hablaron del Ebu Gogo.

Que era pequeño, de no más de un metro y recubierto de pelo menos en la cara. Los habían visto en los arboles, pero también en el suelo y caminando sobre dos patas.

Y los temían.

Soltaban un gritos estridentes y horrorosos, se comían sus cosechas. Y lo peor de todo, se llevaban a los niños pequeños y se los comían.

Pero todo esto estaba considerado folklore.

Unos decían que no los habían visto desde hacía más de 100 años. Otros decían que los habían visto recientemente.

Un científico estadounidense que había llegado a la aldea de los Nage en 1977 decía haber visto al Ebu Gogo.

Richard H pregunta a un hombre de la aldea de Isla de Flores Central de los Nage:

– Timothy Darrow llego a su aldea al salir de la jungla ¿Cómo se encontraba?

– Estaba cubierto de cortes, tenía la ropa destrozada y cubierta de sangre. Se desmayó poco después.

– ¿Contó lo que le había pasado en la Jungla?

– Ebu Gogo, Ebu Gogo.

Escena del crimen en la Jungla de la Isla de Flores 1977

En la escena del crimen se encuentra una piedra de Silex con la que se supone se había descuartizado el cadáver de uno de los 3 científicos de 1977.

El mismo tipo de Silex que se había encontrado en las Cuevas de Liang Bua.

No era posible que el Dr. Timothy Darrow se hubiese inventado los del sílex. ¿De dónde lo había sacado?

Es entonces cuando el Dr. Richard Hoernboeck decide visitar la cárcel de Kerobokan en Bali, donde estaba como recluso el Dr. Timothy Darrow, para averiguar como había conseguido aquella piedra de silex.

El gobierno de Indonesia después de unos meses autorizó la visita a la cárcel.

Entrevista en la cárcel de Kerobokan Bali

La Cárcel de Kerobokan está considerada una de las peores cárceles del mundo. Ahí no te envían para rehabilitarte, te envían para morir.

Richard Hoernboeck pidió permiso para grabar la entrevista con Tim Darrow en la cárcel y se lo concedieron:

– ¿Qué piensas que eran?

– Pensamos que era algún tipo de simio, hay orangutanes en Indonesia, pero no en la Isla de Flores.

Era más pequeño, oscuro y recubierto de pelo excepto en la cara.

Cuando lo mirabas de cerca, te dabas cuenta que era inteligente.

Y no tenia miedo.

Richard H sabía lo que decían de Tim Darrow:

Que era un psicópata, que tenía alucinaciones y que además era esquizofrénico.

Pero Richard se da cuenta que es una persona que está en sus cabales y es muy convincente.

Y es en esta entrevista, cuando Tim le cuenta que llevaba una cámara de vídeo en su expedición y que los había filmado.

Tim Darrow prosigue con el relato desde la cárcel de Kerobokan en Bali:

Primer contacto con el Ebu Gogo

Una mañana, siguiendo la rutina habitual escucharon un grito muy fuerte y muy estridente.

Acto seguido sacaron la grabadora de audio para registrar esos sonidos y la cámara de video.

Y salieron corriendo en dirección a los gritos, hasta llegar a un lugar donde ven una marcas en los árboles.

Ya habían pasado antes por ese lugar, y las marcas no estaban.

Es entonces cuando Gary avisa a Tim que mire arriba, en los arboles.

Lo que ve, es una especie de mono que corre de pie, a dos patas por los arboles, saltando además de rama en rama. Y desaparece…

Gary lo ve, Tim lo ve y además lo graba con la cámara de video. Drajat Saputra graba el audio (el que habéis escuchado) pero no lo ve.

Gary comenta que es un simio, y Tim con una sonrisa de oreja a oreja dice: es alucinante.

En ese momento Tim se da cuenta que habían encontrado algo nuevo.

No parecía un orangután ni un Jibon, pero se desplazaba por los arboles como ellos.

En la Isla de Flores no hay simios ni gibones. Fuese lo que fuese valía la pena encontrarlo, ya que podía ser una nueva especie.

– Es entonces cuando dejamos de observar a las Águilas y a los Autillos. Esto era mucho más importante.

Sabían que le atraían las llamadas de las aves, así que pusieron de la grabadora sonidos de aves en bucle, que se reproducían por un altavoz.

Esperaban verlo mejor y conseguir mejores imágenes.

Se asentaron en un campamento improvisado a la espera de volver a verlo.

Segundo Contacto con el Ebu Gogo

Después de esperar y esperar, vigilando los arboles, se les aparece otro Ebu Gogo.

Justo enfrente, caminado por el camino a dos patas y totalmente erguido.

Muy sorprendidos Tim coge la cámara y empieza a filmar, Drajat hace lo mismo con la grabadora de audio, y esta vez si lo ve.

Se miraban extrañados, tanto el equipo, como el Ebu Gogo.

Después de unas breves miradas el Ebu Gogo comenzó a caminar en dirección contraria. Antes de desaparecer se giró, mirándolos una vez más.

Y desapareció de nuevo en la espesura de la Jungla de Flores.

Estábamos realmente alucinados, no podíamos parar de reír de la ilusión.

Hasta que volvieron a escuchar el terrible grito.

Drajat Saputra no sabía lo que había visto… pero seguro que ya estaba pensando en el mito.

Y desde entonces le cambió la cara, estaba asustado. Le preocupaba como les había mirado, ya que lo que fuese… no parecía asustado.

Tim le comentó que no debía estar asustado, debía estar contento, habían encontrado una especie nueva y se harían famosos.

Centro de Antropología de Java Indonesia

El Dr. Richard Hoernboeck encontró la grabadora de audio. Estaba en una sala de una universidad de Estados Unidos.

Así que 35 años después de los hechos, podían escuchar todo lo que se había grabado en audio de la expedición en 1977.

Todo un descubrimiento.

Descubierta la grabación Richard H. comparte el sonido de los gritos con los principales primatólogos de todo el mundo.

Todos coincidieron que era un primate, pero ninguno sabía decir cual.

Las conclusiones son que en esa jungla, había algo desconocido.

Y Richard H pensó que ese audio podía ser utilizado como reclamo, una vez en la jungla. Para atraer al Ebu Gogo.

Y si habían Ebu Gogo en 1977, ¿seguirían habiendo Ebu Gogo a día de hoy en la jungla de Flores? ¿Oculta en uno de los lugares más inaccesibles de la tierra?

Tenía que averiguarlo…

Isla de flores Agosto de 2012

14 de Agosto del 2012, el antropólogo Richard Hoernboeck con financiación para un documental se adentra en la jungla de Flores con siete hombres.

El objetivo era acercarse al perímetro en el que Tim Darrow y sus dos compañeros realizaban el estudio de las aves. Donde dice que se encontró con ellos, donde vio a las criaturas, al Ebu Gogo.

Tan solo había que seguir los pasos de Tim buscando evidencias del Homo Floresiensis.

Según decía Tim en la cárcel:

– Estudiábamos el impacto de la desforestación de la jungla en las aves.

Yo fui el primero en verla, la marca… tenía forma de cruz.

No se ven marcas perfectamente simétricas en la jungla.

Acercándonos al perímetro marcado por Tim.

La expedición de Richard H prosigue el recorrido y continúan viendo más marcas en forma de cruz.

Son las marcas que comentaba el Dr. Timothy Darrow.

Cada vez que ven una marca ponen una trampa. Las trampas son unas cámaras camufladas que se activan por movimiento.

Además instalan unos altavoces que emiten los gritos estridentes de Ebu Gogo grabados en la expedición de 1977.

Continuando con la expedición de Richard H  llegan a un lugar donde encuentran una de las antiguas plataformas de observación en lo más alto de los arboles.

Plataforma que Tim Darrow había construido para observar a las águilas.

Deciden subir, y una vez en la cima se dan cuenta que en esta plataforma ha estado alguien recientemente.

Encuentran una pata de animal medio comida, parece una pata de cerdo salvaje.

Podía ser perfectamente la presa de un águila.

Continuación Entrevista en la cárcel de Kerobokan Bali

– ¿Y cuándo fue la siguiente vez que lo volvisteis a ver?

Tercer avistamiento del Ebu Gogo

No lo vimos, lo escuchamos. Los gritos empezaron unas horas después de quedarnos dormidos.

Cogimos las linternas y salimos en dirección a los gritos.

No había luz para grabar con la cámara de vídeo, pero si llevamos la grabadora de audio.

Después de escuchar muchos gritos… de repente se hace el silencio.

– ¿Encendemos las linternas?

Decidieron encender las linternas y justo delante había el cadáver de un pequeño cerdo salvaje. Además había una especie de cuchillo hecho con piedra, era un sílex.

Continuación expedición de Richard H en 2012

Estábamos muy cerca de donde Tim encontró por primera vez al Ebu Gogo. Desde este punto se puede ver perfectamente el Volcán Ebu Lobo.

La leyenda de la aldea de los Nage, que están en la falda del volcán Ebu Lobo cuenta que estas criaturas vivían en las cuevas del volcán.

Ahora vamos a una aldea llamada Luba que se encuentra en la falda del volcán.

La tribu de Luba al establecerse en la falda del volcán empezaron a tener contacto con el Ebu Gogo que vivía en las cuevas.

Pronto descubrieron que el Ebu Gogo les robaba las cosechas y además se llevaba a los niños y se los comían.

Así que se decidió matarlos a todos.

Según cuenta la leyenda el pueblo de Luba quemó la cueva donde habitaban.

Y ese fue su final, aun que hay variantes de la historia de dice que algunos se salvaron. Y hay descendentes que han sobrevivido.

Cuarto avistamiento en 1977

Al despertar en el campamento, descubren que está lleno de pisadas.

Habían entrado en el campamento.

Entonces se dan cuanta que los habían estado observando todo el tiempo.

Drajat Saputra comento:

Ebu Gogo, nos están siguiendo.

El miedo se apoderó de ellos, recogieron el campamento a toda prisa para salir de la jungla lo más rápido posible.

Estaban seguros de que los seguían.

Drajat estaba muy preocupado, era de Flores y conocía la jungla mejor que nadie. Verlo asustado, aun nos asustaba más.

Por la noche no acamparon, no hicieron fuego. Se volvieron a escuchar esos gritos horribles.

Al día siguiente siguieron el camino de vuelta pasando por lugares donde ya habían estado, creando una sensación de alivio.

De repente Drajat se paró de golpe y el miedo se apoderó de ellos.

Drajat señalo con el dedo.

Acababan de encontrar el Autillo de Flores, una especie de Búho de Flores que se creía extinto.

Cuevas del Volcán Ebu Lobo

Continuamos con la expedición de 2012 por Richard H cuando llegan a las cuevas del Volcán Ebulobo.

Van adentrándose en la cueva hasta que encuentran restos óseos carbonizados de algún animal pequeño, posiblemente un cerdo pequeño.

Además tiene marcas de haber sido cortado, marcas de sílex.

Deducen que esto fue la comida.

Continúan adentrándose hasta que descubren un trozo de la pared de la cueva de color negro. En este lugar se ha hecho un fuego. Es entonces cuando encuentran más huesos.

En ese preciso instante encuentran los restos óseos de una mandíbula inferior humana. Saben que es actual por que en las muelas hay algún empaste.

El antropólogo Richard se queda petrificado, acaba de encontrar la mandíbula inferior de Gary Ward, miembro de la expedición de 1977.

Guardan en las mochilas la mandíbula inferior para su posterior análisis en Jakarta.

Se encuentran más restos de animales, pero no más restos humanos.

Después de este macabro descubrimiento deciden abandonar la Isla de Flores. Pero antes quieren instalar una última cámara donde se encontró el cuerpo mutilado de Drajat Saputra.

Tumba improvisada

Tumba de Drajat Saputra.

En este punto se había improvisado una simple tumba, tan solo eran unas piedras amontonadas cubriendo el cadáver.

Para los Nage es un lugar maldito.

Caída de Drajat en la Expedición de 1977

Como hemos comentado antes, la expedición del Dr. Timothy Darrow había encontrado el Autillo de Flores.

Eran las primeras personas que veían el Autillo de Flores desde hacía más de 100 años. No se había extinguido.

Pensemos en el paralelismo con el Ebu Gogo que no se le había vuelto a ver desde hacía más de 100 años.

El Autillo de Flores estaba justo enfrente  de una de las plataformas que habían montado encima de los árboles.

Así que con cuerdas Tim y Drajat decidieron subir a la plataforma para poder filmarlo.

Pero cuando estaban llegando a la cima, vuelven a ver las marcas en forma de cruz recién hechas.

Acababan de estar ahí. Todavía manaba savia de las muescas de las marcas.

Y de repente a Drajat se le rompe la cuerda y se precipita al vacío desde una altura de más de 30 metros.

Drajat está en el suelo de la jungla… muerto.

Además Tim del susto, olvida ponerse los guantes y baja tan rápido que se quema las palmas de las manos.

Mano Timothy Darrow

Mano de Timothy Darrow.

Tim y Gary están desolados.

Parece ser que algo había cortado la cuerda.

Pasaron el resto del día y la noche velando el cadáver justo donde había caído.

Investigación de las autoridades de Flores Indonesia

Las autoridades de la Isla de Flores durante la investigación ven que la cuerda de Drajat Saputra había sido cortada. Afirmando que Tim Darrow la había cortado.

Al igual que cortó y descuartizó el cadáver antes de comérselo.

La historia de los cortes en las manos, de la cuerda cortada y del Ebu Gogo tan solo era un intento de engañar a los investigadores.

Además la evaluación psiquiátrica determinó que toda esta historia era para evitar la cárcel.

Las autoridades piensan que primero mató al Dr. Gary Ward antes de cortar la cuerda de Drajat Saputra.

Tras presentar las pruebas en el juicio como la piedra de sílex o la cuerda cortada. La historia que contaba Tim era tan fantasiosa, que las pruebas daban igual.

Centro de Investigación de Jakarta

En el Centro de Investigación de Jakarta se estudian los restos de la mandíbula que el paleontólogo Richard Hoernboeck había encontrado en las cuevas del Volcán Ebu Lobo.

No se consiguió ADN de la mandíbula.

Pero las autoridades consiguieron averiguar a quién pertenecía, gracias al historial dental.

No se encontraron los restos de Gary Ward, los restos de la mandíbula era de otra persona.

La mandíbula era de un ingeniero de monte, de un Indonés que había desaparecido en 1960 llamado Nazin Karalazaba mientras realizaba el mapa topográfico de la zona. A unos 3 kilómetros de las cuevas del volcán.

Según todo esto, parece que en la Selva de Isla de Flores en Indonesia hay un caníbal mucho antes que Tim Darrow se adentrase en la jungla de Flores.

Otras de las conclusiones era, que las marcas de los otros huesos de animales encontrados habían sido cortados con sílex por las marcas en los huesos.

Los mismos sílex que se habían encontrado en las excavaciones en las Cuevas de Liang Bua

Entrevista con Apurna Perviti

Apurna Perviti era el policía que 35 años atrás, había estado en el lugar del crimen recabando pruebas.

Richard H se iba a entrevistar con el ahora jubilado Apurna.

Una vez en su casa, Apurna le puso una cinta de VHS de la investigación llevada a cabo por un canal de televisión de Indonesia.

Y es entonces, al final del reportaje, cuando ponen todas las pruebas en el suelo para filmarlas. Es cuando entre todos los objetos recuperados, aparece la cámara de vídeo de Tim Darrow.

Era la cámara que Tim Darrow había perdido al salir corriendo perseguido por el Ebu Gogo.

Ni en el consulado, ni en la universidad constaba que les hubiese llegado la cámara de vídeo.

Así que siguiendo el protocolo en estos casos, la cámara tenía que haber sido enviada a la familia de Tim.

En esa cámara de vídeo estaba toda la verdad, tenía que encontrar a la familia de Tim.

Segunda expedición de Richard H a la Jungla de Flores

Richard H y su equipo se adentran de nuevo en la Jungla de la Isla de Flores en busca de las cámaras que habían puesto en la jungla.

Se revisaron unas cuantas cámaras trampa y no había nada.

Siguieron la ruta establecida hasta que llegaron al árbol desde el que se precipitó Drajat.

Deciden subir y encuentran marcas recientes de la señal en forma de x.

Son recientes por que aun desprenden savia. Y deciden colocar una cámara en lo alto del árbol.

Encontrar las marcas significa que estas criaturas siguen aquí.

El equipo de Richard H está muy contento, pero también asustado por que saben de que son capaces.

Velando a Drajat Saputra 1977

Pasaron toda la noche velando el cadáver de Drajat Saputra, después de caer del árbol.

Estaban en shock, no entendían que podía haber pasado. Además habían dragones de komodo, no suelen haber muchos, pero alguno hay, y pueden oler la sangre a kilómetros.

– Al día siguiente íbamos a enterrarlo.

Arrastramos el cadáver hasta la orilla de un río donde la tierra es más blanda.

Hicimos un montículo de pierdas tapando el cuerpo sin vida de Drajat, improvisamos una cruz con ramas.

Dimos las gracias por ser un gran compañero y por ser un gran amigo.

Tumba improvisada

– Antes de partir, grabé unas imágenes con la cámara de video de la improvisada tumba.

Tumba de Drajat expedición de Richard H en 2012

Los hombres de Richard H no quieren montar el campamento al lado de la tumba de Drajat Saputra, tienen miedo.

Al llegar la noche acampan, pero no están tranquilos. Al más mínimo ruido en la jungla, todos se espantan de manera sobrenatural.

Desde que se han encontrado las marcas en los árboles que todo el equipo esta muy diferente.

Los hombres del equipo son de Flores y han crecido con las historias del hombre del saco, el Ebu Gogo.

Richard H al día siguiente quiere ver el contenido del resto de las cámaras trampa, pero sus hombres solo quieren salir de la jungla.

Final Expedición de Tim Darrow 1977

Después de grabar unas imágenes de la improvisada tumba caminamos hacia el campamento de la noche anterior. Caminábamos en estado de shock por todo lo ocurrido.

Y otra vez se vuelve a escuchar el horripilante chillido.

Justo en frente nuestro volvemos a ver al Ebu Gogo y tras unos segundos sale corriendo por un sendero paralelo en dirección a la tumba de Drajat Saputra.

Iba a por Drajat, así que corrimos en dirección a la tumba.

Cuando llegamos… 

Ebo Gogo comiendo

Se lo estaba comiendo.

Nos quedamos petrificados.

Pero al momento pude levantar la cabeza y lo que pude ver, fue peor.

Decenas de Ebo Gogo estaban entre las rocas y los arboles.

Muchos Ebo Gogo

– CORREEEEE!!!!

Salimos corriendo lo más deprisa que podíamos y en un momento me caí y perdí la cámara de vídeo.

Corríamos en diferentes direcciones, estaban por todas partes y a veces nos cortaban el paso.

Hasta que Gary… ya no me seguía.

Tan solo escuchaba sus gritos que se repetían por el eco.

Grité un par de veces su nombre, hasta que vi más Ebu Gogo y volví a salir corriendo.

Expedición Richard H de noche acampados

La expedición de Richard H habían acampado y estaban todos bastante alterados después de haber visto la tumba improvisada de Drajat Saputra.

Bien entrada la noche cuando parecía que todos dormían se vuelven a escuchar los horribles chillidos.

Todo el equipo sale fuera de las tiendas de acampada e iluminan con sus linternas.

Richard Hoernboeck grita…

No os acerquéis a los arboles.

Busca muy nervioso la pistola que llevaba en una mochila entre chillidos horripilantes.

La encuentra y efectúa tres disparos al aire.

De repente…  se hace el silencio.

Al despuntar los primeros rayos de sol recogen todo el equipo y se marchan del lugar.

Lo más importante es la seguridad del equipo.

De camino de vuelta, de vez en cuando se escuchan a lo lejos los terribles chillidos.

Una vez en el Centro de Investigación de Jakarta solicitan examinar el audio de los chillidos y comprarlo con el audio de Tim Darrow.

Los análisis dan como resultado que los chillidos eran de las mismas criaturas de 1977.

Los chillidos, las marcas en cruz de los árboles, restos de animales descuartizados y comidos recientemente.

Todos estos hallazgos podían ayudar a sacar al Dr. Timothy Darrow de la cárcel.

Pero todo esto no era suficiente para reabrir un caso de hacía más de 35 años.

Si no conseguíamos imágenes de esa cosa… no se reabriría el caso.

Había que encontrarlas, así que tres meses más tarde vuelvo a liderar otra expedición al interior dela Jungla de la Isla de Flores, Indonesia.

Con muchos más hombres y armados hasta los dientes.

Se buscaron las cámaras trampa que habíamos dejado meses antes. Se examinaron las primeras cámaras y no había ni rastro del Hobbit.

Hasta que llegaron a la cámara que habían dejado en el árbol donde había un puesto de vigía para estudiar las aves.

Historia final de Tim Darrow

Me encontraba en medio de la jungla, en plena noche, agachado con la espalda pegada a un árbol.

No se veía nada.

Sinceramente, no me atrevía a encender la linterna para ver la brújula.

Estaba completamente aterrorizado.

Me armé de valor y la encendí dos segundos para ver la brújula.

Sabiendo la ruta que debía seguir, enseguida me puse a caminar.

Y seguí caminando y caminando…

Al despuntar los primeros rayos de sol, me di cuenta de que había calculado bien la ruta.

Tan solo tenía que cruzar un río y estaría fuera de la jungla más profunda.

Me tiré al río de bruces, estaba muy cansado y muy sediento. Bebí agua durante unos segundos y al levantar la cabeza… no me lo podía creer.

Detrás de mí, a unos 10 metros, subido en una roca había un Ebo Gogo.

Cogí una piedra grande y lo amenacé, el pequeño Hobbit dio media vuelta y desapareció.

Y así es como pude llegar hasta la aldea de los Naga.

Al llegar… me desmayé.

Puesto de Vigía de las Aves Richard H

Al llegar Richard y su equipo armado hasta los dientes al árbol en el que había un puesto de vigía para estudiar las aves, descubren que la trampa cámara no estaba.

Algo o alguien la había arrancado, además habían nuevas marcas de la x en lo alto del árbol, donde antes estaba la cámara.

Unos segundos más tarde, alguien del equipo encuentra la cámara que habían arrancado tirada a pocos metros en el suelo, entre la vegetación.

Visionan lo que ha grabado la cámara y no se ve nada, ni rastro del Ebu Gogo.

– Lo que teníamos era muy sugerente, pero no concluyente y que pudiese ayudar a Tim. En definitiva, no habíamos grabado nada.

Pero Tim Darrow si.

Las pesquisas por encontrar a la familia del Dr. Timothy Darrow habían dado sus frutos.

La hermana de Tim tenía una caja que le habían enviado desde Indonesia hacía muchos años. Pero no la había abierto.

Después de hablar con la hermana por teléfono, le comentó que tenia muchas razones por las que pensaba que su hermano, el Dr. Timothy Darrow decía la verdad.

La hermana, muy emocionada abrió la caja y en su interior estaba la cámara de video con 3 rollos de película. Y las envió al Centro de Investigación de Jakarta para su estudio.

Camara de video del Dr. Timothy Darrow

Se pudieron recuperar y visionar tres rollos de película de la cámara de video del Dr. Timothy Darrow.

  • En el primer rollo se ve una especie de simio saltando de rama en rama.
  • El segundo rollo tenía imágenes del Ebo Gogo erguido y caminando a dos patas, mirándolos fijamente, sin miedo.

En los dos primeros rollos se ve a una criatura capaz de trepar y de caminar por el suelo erguido a dos patas. Tal y como se narra en las leyendas de los Nague.

A la conclusión que llega el Antropólogo Richard Hoernboeck es que, es la misma especie que encontraron en las Cuevas de Liang Bua.

Lo que había en el tercer rollo preferimos no contarlo… son imágenes de un Ebo Gogo comiéndose a Drajat Saputra, no diremos más.

Servicio Forense de Indonesia 2013

Después de visionar las películas, policía, forenses y abogados de Indonesia entienden que el Dr. Timothy Darrow había dicho la verdad.

Y se presenta una solicitud formal para sacar a Tim de la cárcel.

El Dr. Timothy Darrow falleció en la cárcel de Kerobokan en Bali el 3 de Febrero de 2013.

Nueve meses antes de que se encontrase su cámara de video.

La hermana de Tim pudo saber que su hermano no estaba loco, que no era un caníbal y que no tenía esquizofrenia. Había sido el Ebu Gogo.

De Interés

3 comentarios en «Ebu Gogo»

  1. Porque tardaron tanto en descubrir este acto salvaje, y por que motivo no fue creíble lo que el Dr. Tim describió y vio. También porque no checaron las grabaciones en las cámaras que el Dr. Tim estaba diciendo.
    Era un profesor haciendo investigaciones, por que su testimonio no fue creíble, teniendo todas las pruebas en la cara de los policías y jueces, o reabrir un caso otra vez!
    Fue mas fácil dejarlo morir!! Y no investigar!
    Donde estaba la familia para salvar la reputación de un gran doctor y de sus amigos muertos también.
    Increíble que no pudieron hacer nada, teniendo una persona como un testigo de algo tan grande en la historia Como el Dr. Tim y sus colegas al descubrir esto de los Ebu Gogo especie!
    Realmente una triste historia!
    Esto es muy malo para la historia y la justicia de Indonesia!

    Responder
    • Hola Karla, esta es una historia medio real medio ficticia. Si que exisitió el Hommo Floresiensis
      encotraron sus restos en la Cueva de Liang Bua. Pero Isla de Flores es muy grande, y hay mucho
      terreno sin explorar. Nunca se sabe.
      Hay otra historia aún más increíble que te recomiendo: La Vida de Dorothy Eady
      Esta si que es una historia real…
      Ya me contarás si te ha gustado.

      Responder

Deja un comentario